Los superintendentes viajantes (Parte 1)

conmemoracion-testigos1

“Otro arreglo bíblico que funciona entre las congregaciones de los testigos de Jehová es la visita regular de ancianos viajantes […]. Estos son, de manera sobresaliente, “ancianos que presiden excelentemente”. No menos que a otros ancianos, se les debe ‘tener por dignos de doble honra, especialmente a los que trabajan duro en hablar y enseñar’. (1 Timoteo 5:17.)” – La Atalaya 1 de octubre de 1988, págs. 18-19

Como ocurre muchas veces en la organización de los testigos de Jehová, en la teoría suena bonito tener a estas “dádivas en hombres” cada cierto tiempo de visita en la congregación para que nos den el ánimo y pastoreo necesarios que nos permita seguir aguantando en los tiempos tan difíciles en que vivimos; sin embargo, en la práctica las cosas son muy distintas.

Sería poco honesto de mi parte no reconocer que entre ellos, hay quienes aún se esfuerzan por ser un verdadero estímulo para muchos de los hermanos. Sin embargo, habiéndoles concedido tal expresión, hemos de admitir con toda franqueza que un gran grueso de estos hermanos no son en absoluto como los pinta la organización en sus publicaciones. No por nada, de manera recurrente se publican artículos exigiendo que se “respete” a estos individuos bajo la amenaza de que, de no hacerlo así, correríamos el riesgo de ser como “Diótrefes” que según la 3 Juan 10 ‘rehusaba recibir a los hermanos con respeto’.

Hasta cierto punto es válido que se pida respeto para quienes se precian de ser ‘representantes del esclavo fiel y discreto’ (w13 15/11 pág. 23 párr. 9). Pero, ¿qué ocurre cuando hablamos del respeto de parte de ellos hacia la congregación?

La Atalaya 15 de octubre de 2008 en la página 22 dice al respecto:

Los superintendentes respetan a los demás

7 El apóstol Pablo dio esta exhortación: “En cuanto a mostrarse honra unos a otros, lleven la delantera” (Rom. 12:10). Quienes ocupan puestos de responsabilidad en la congregación deberían llevar la delantera —es decir, dar el ejemplo— en tratar con respeto a todos los hermanos. Y el propio apóstol Pablo es un buen modelo que pueden imitar (léase 1 Tesalonicenses 2:7, 8). Los cristianos de las congregaciones a las que Pablo visitó sabían que él nunca les pediría nada que él mismo no estuviera dispuesto a hacer. De esta manera Pablo demostró que respetaba a sus hermanos y se ganó el respeto de ellos. Cuando el apóstol dijo: “Les suplico, por lo tanto: háganse imitadores de mí”, estamos seguros de que por el excelente ejemplo que había dado, muchos le hicieron caso de buena gana (1 Cor. 4:16).”

Pura letra muerta en el caso de muchos superintendentes viajantes que:

  • Contrario a lo que enseña Mateo 20:26, ven su privilegio como su máximo logro en la vida (al igual que muchos ancianos) y después del recordatorio que se dio en la escuela para ancianos de 2011 – 2012 de que ‘a diferencia de los ancianos locales, los superintendentes viajantes SI son nombrados directamente por el cuerpo gobernante’, varios de ellos se auto elevan a grado “inmortal” y ven a los demás como meros ʽam-haʼárets’ (Juan 7:49).
  • Contrario a lo publicado por su “esclavo fiel y discreto” en la Atalaya 15 de junio de 2007, página 20 sobre NO mostrar un interés DESMEDIDO en la vida de los demás y principalmente, contrario al consejo de 1 Timoteo 5:13, los superintendentes viajantes disfrutan de andarse entremetiendo en asuntos ajenos y de hablar de cosas que no deben. Pierden de vista lo que esa revista comenta respecto a que los cristianos ‘podemos diferir en la forma de organizar nuestros propios asuntos, en lo que decidimos comer y en el tipo de entretenimiento sano que escogemos’ y entonces, emiten juicios con base en “los discos de música”, “la vestimenta”, “las películas”, “el auto”, “la casa”, “el trabajo”, “la comida”… de los hermanos y lo peor es que aunque algunos superintendentes descarados llegan a revisar directamente los discos, ropa, películas y demás cosas de los hermanos, muchas veces van a las casas a las que se les invita a comer, toman sus alimentos y aparentan estar pasándola bien para después, en un acto de cobardía y poca sinceridad, empezar a ‘hablar de cosas que no deben’ con el cuerpo de ancianos cuando se reúnen en privado con ellos y allí empiezan a decir cosas como “hay que tener cuidado con fulanito porque vi un disco no muy propio en su librero” o “en casa de zutanito observé que tienen este libro, sería bueno que hablaran con él”. O sea que aparte de todo, muchos de ellos son unos ¡cobardes!
  • Establecen una serie de reglas que ni ellos mismos pueden en ocasiones cumplir (sobretodo cuando acaban de llegar a su nuevo circuito y quieren dar la apariencia de ser ‘semi-dioses’). Cosas como: “los ancianos deben llegar 30 minutos antes que inicie la reunión”, “todo anciano DEBE tener su libro organizados bien subrayado”, “es incorrecto decir tal palabra (y supuestamente dan una base para hacer la corrección), mejor utilicen esta que se apega más al “lenguaje puro” de la organización”, “si no traen camisa blanca o POR LO MENOS con colores pastel, no pueden pasar a la plataforma”… Nada qué ver con el Jesús que la misma organización ha descrito en muchas ocasiones como lo hace La Atalaya 15 de septiembre de 2005, página 23, párrafo 14:

“Jesús no abusó de su autoridad controlando la vida de los demás; tampoco fijó normas inalcanzables ni dictó un sinfín de reglas. Motivó a la gente llegándole al corazón con los principios contenidos en la Ley de Moisés (Mateo 5:27, 28). A imitación de él, los ancianos deben abstenerse de formular reglas arbitrarias o insistir en sus propias ideas. En lo que tiene que ver con el arreglo personal o el entretenimiento, tratan de llegar al corazón utilizando principios bíblicos, como los que encontramos en Miqueas 6:8, 1 Corintios 10:31-33 y 1 Timoteo 2:9, 10.”

CCTJ200314En una carta fechada 20 de marzo de 2014, el cuerpo gobernante de esta organización informó a sus feligreses que a partir del 1 de septiembre de ese año culminarían las funciones de los que hasta entonces eran identificados como “superintendentes de distrito”. Muchos de ellos fueron “jubilados” debido a su edad avanzada, otros fueron enviados como precursores especiales y otros reasignados como superintendentes de circuito.

Sin embargo, dicho reajuste, no ha hecho otra cosa que elevar más el rango de los miles de hombres que hoy estamos denunciando. Dejando de lado a los pocos viajantes que, como hemos reconocido al principio, aún se esfuerzan por realmente hacer una labor de estímulo y apoyo a las ovejas, son muchos los hombres en esta posición los que, junto con sus esposas, explotan al máximo su nombramiento y hacen daño al manifestar las malas actitudes antes señaladas.

Nuevamente, hemos apartado otros señalamientos más que gustosamente incorporaremos en una segunda parte de esta entrada.

2 Tesalonicenses 3:7-10 – Ustedes mismos saben cómo deben seguir nuestro ejemplo. Nosotros no vivimos como ociosos entre ustedes, ni comimos el pan de nadie sin pagarlo. Al contrario, día y noche trabajamos arduamente y sin descanso para no ser una carga a ninguno de ustedes. Y lo hicimos así, no porque no tuviéramos derecho a tal ayuda, sino para darles buen ejemplo. Porque incluso cuando estábamos con ustedes, les ordenamos: «El que no quiera trabajar, que tampoco coma.»

Anuncios

9 thoughts on “Los superintendentes viajantes (Parte 1)

  1. Sé que son muchos los testigos que entran a internet a buscar información de los “apóstatas”. Obviamente esto queda en total secreto, pues de enterarse un anciano de este hecho las consecuencias no serán buenas. (A propósito amigo testigo, te invito a que ingreses a mi blog
    http://extranamanera.blogspot.com/).
    Pero quiero hacer una pregunta y espero que alguien me la responda: ¿Cuál es la base bíblica para no permitirle a un varón tener barba ? (Ah, aclaro; personalmente nunca me ha gustado la barba).

    Me gusta

  2. Te comparto y comparto a todos experiencias que eh vivido con viajantes.
    Un Superintendente de Distrito nos visitó, su esposa se creía la primera dama, él un fariseo entrometido en asuntos ajenos, como el querer solucionar deudas entre hermanos.
    Otro de circuito fisgón como tu lo mencionas, revisando los artículos de las casas de los hermanos.
    Otro más de circuito junto con su esposa exigentes en las comidas, exigiendo platillos caros para los hermanos.
    Otro fariseo que quería imponer sus criterios a los ancianos y ministeriales, al grado de amonestar a los mismos por bailar en las reuniones sociales agregando que a ellos no les quedaba bailar en dichas reuniones, que no se daba una buena imagen etc.
    Debo de admitir que conozco a otros que si se preocupan por los hermanos y que no son exigentes, sin embargo la mayoría si se creen los amos del rebaño, pero, ¿No es por eso que Jesús viene pronto para humillar a esa élite, junto con su Cuerpo Gobernante?
    http://elanunciantedelreino.blogspot.mx/2014/11/nuestra-madre-organizacion-en-problemas.html

    Me gusta

  3. Leer tu punto de vista respecto a la soberbia de estos individuos ha sido refrescante en especial porque no hace mucho me toco ver con mis propios ojos como su palabra es ley y nada ni nadie puede osar aconsejar o externar una opinión ante estas personas. Que Jehová te siga bendiciendo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s