El “ingenuo” cree todo lo que le dicen…

En La Atalaya 15 de octubre de 2015, la organización detrás de los testigos de Jehová preparó un artículo que, reforzado con su programa mensual en tv.jw.org del mes de julio, contribuye a desestimar cualquier acusación que se haga en contra de la “única religión verdadera”.

Sutilmente le piden a sus miembros que no reenvíen todo aquello que parezca noticia y plantean la siguiente pregunta: “¿Qué debemos hacer si encontramos en internet una calumnia sobre los testigos de Jehová? Rechazarla de inmediato.

Después justifican que haya mala “publicidad” en su contra diciendo que de igual forma le ocurrió a Jesús y, finalmente, le dicen a sus feligreses que no sean ingenuos, que quienes difunden cosas en contra de la organización de Jehová o los hermanos “están al servicio del “padre de la mentira”, Satanás”.

Pareciera que se estaban curando en salud ante una de las investigaciones más serias y profesionales que se han realizado en torno a sus políticas para lidiar con el abuso de menores:

Una comisión real en Australia (originalmente creada como resultado de casos de abusos sexuales infantiles dentro de la Iglesia Católica) dirigió su atención a las políticas que los testigos de Jehová han implementado para manejar este tipo de situaciones.

Más allá de comentarios sensacionalistas (bajo el control de los temidos “apóstatas” según algunos), los miembros de dicha comisión han manifestado con una precisión quirúrgica las debilidades y fallas que la organización de los testigos de Jehová durante años se ha negado a aceptar.

Y digo, durante años, ya que esta temática no es nueva. Varios miembros y anteriores miembros han señalado desde finales del siglo pasado y principios del actual cuán inadecuadas eran las políticas que esta organización seguía respecto a esta problemática.

Entre otras cosas:

  • Dejar a opción de la parte acusadora la denuncia ante las autoridades, sin obligar a los ancianos a tener responsabilidad alguna de denunciar este tipo de crímenes (en su defensa ante tal acusación, esta organización humana detrás de los testigos de Jehová ha invocado curiosamente vez tras vez el “secreto de confesión” que como sabemos tiene su origen en lo que para ellos es uno de los principales “miembros de Babilonia la Grande”).
Abuso_ks2010
-ks10-S (impresión de 2012), capítulo 12, párrafo 19 (página 132)
  • Solicitar la prueba fundada en la declaración de al menos DOS TESTIGOS, usando una cita de la ley de Moises (Deuteronomio 19:15) y aseverando que Jesús transfirió dicha ley al cristianismo (a pesar de que Jesús dijo claramente “en la LEY DE USTEDES”) (Juan 8:17)
2Testigos_abuso_ks2010
ks10-S (impresión de 2012), capítulo 5, párrafo 37 (página 71)
  • Enfrentar a la parte afectada con su acusador ante un comité de por lo menos 3 varones nombrados independientemente de que se trate de un menor (en cuyo caso pueden permitir que estén presentes los padres del mismo) pero sin aceptar otro tipo de apoyo psicológico o moral al lidiar con estos casos, donde además se formularán preguntas de índole muy personal y bochornosa para el (o la) implicado(a) y anteponer sus consultas a la “sucursal” antes que acudir a las autoridades.
Acusado_abuso_ks2010
ks10-S (impresión de 2012), capítulo 5, párrafo 39 (página 72)

Lo más triste y repugnante de los líderes de los testigos de Jehová es que, fieles a sus antecesores, ellos jamás estarán dispuestos a decir “PERDÓN, NOS EQUIVOCAMOS”. En el programa mensual de tv.jw.org correspondiente al mes de julio, Anthony Morris III ha salido en defensa de las acusaciones que se han hecho (y siguen haciendo) sobre la pésima política que tiene esta organización para lidiar con estos casos y, como era de esperarse, ha citado artículos de la revista ¡Despertad! del 8 de noviembre de 1982 que si bien sugerían la problemática del abuso de menores, en realidad estaban más dirigidos a atribuir dicho crimen entre otros comportamientos al “movimiento de liberación homosexual”. También han publicado un nuevo video de Caleb enfocado a dicha problemática (que por lo visto urgía publicar ya que a diferencia de otros 3 videos que apenas están apareciendo en las asambleas, este se lanzó de inmediato en el sitio).

Protejan_a_su_hijos

Citar ahora el artículo mencionado de 1982 (entre otros) como un “claro ejemplo” de que desde siempre ellos han publicado información ESPECÍFICA que contribuya a que los hermanos (y la gente que califican como mundanos) tuvieran precaución respecto a CUALQUIER INDIVIDUO dentro de la congregación, es un completo descaro. Es la clásica retórica de “nosotros nunca nos equivocamos”. Es el clásico manejo de “nosotros siempre hemos dicho que…”. Cuando la triste realidad les está explotando en su cara y aun así, quienes conocemos esta organización desde dentro, sabemos que muy difícilmente estarán dispuestos a decir “perdón”.

Y no lo harán por una simple y sencilla razón: pedir perdón a las víctimas de sus pésimas políticas en torno a estos asuntos equivale a decir “somos parte de Babilonia la Grande”. “Aquellos a los que durante años hemos juzgado por ser tan INMORALES… resulta ser que no somos ni mejores ni peores que ellos” (aunque curiosamente, “ellos” están quedando mejor parados ante las mismas acusaciones como muestra esta nota periódistica de CNN).

En el foro extj.com he dejado un comentario en torno a esta (ya clásica) doble moral que fácilmente se identifica en el discurso de esta organización humana. Mi comentario es en torno al tratado “Noticias del Reino núm 37: ¡Se acerca el fin de la religión falsa!”. Invito a cualquier lector que ande perdido por los rumbos de este blog a complementar lo aquí escrito con dicho comentario.

Investigar, aunque sea empezando por un blog como este (sitios que por cierto, han sido descalificados por completo en el artículo de La Atalaya del 15 de octubre de 2015 citado al principio), no tiene por qué relacionarlo a usted amable lector con alguien “ingenuo”. La misma revista Atalaya del 1 de noviembre de 2012 llama a todos los “verdaderos cristianos” a hacer lo siguiente:

“La Biblia, que analiza a fondo el tema de la fe, no nos anima a ser crédulos ni ingenuos. Al contrario, nos exhorta a investigar los asuntos a conciencia. De hecho, califica de inexpertos, o incluso tontos, a quienes creen todo lo que les dicen (Proverbios 14:1518). Dar por cierto algo sin haberlo comprobado sería tan absurdo como tirarnos por un barranco solo porque alguien nos diga que lo hagamos.

En lugar de promover una fe ciega, la Biblia nos aconseja mantener los ojos abiertos para que nadie nos engañe (Mateo 16:6). ¿Cómo? Usando nuestra “facultad de raciocinio”, es decir, la capacidad de razonar (Romanos 12:1). La Biblia nos educa para que analicemos los hechos y saquemos conclusiones basándonos en ellos. Basta con ver algunos ejemplos de las cartas del apóstol Pablo.”

Si decide no aceptar los dichos de este blog o de cualquier otro foro donde se cuestionen sus creencias, ¿por qué no le da una oportunidad a quienes simplemente están registrando los hechos? Investigue esta y otras temáticas a conciencia y quizás, usted también pueda ver con claridad otro camino, otra vía, lejos de tanta doble moral e hipocresía.

Mateo 7:1-5 – “No juzguen a nadie, para que nadie los juzgue a ustedes. Porque tal como juzguen se les juzgará, y con la medida que midan a otros, se les medirá a ustedes. »¿Por qué te fijas en la astilla que tiene tu hermano en el ojo, y no le das importancia a la viga que está en el tuyo? ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: “Déjame sacarte la astilla del ojo”, cuando ahí tienes una viga en el tuyo? ¡Hipócrita!, saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás con claridad para sacar la astilla del ojo de tu hermano.”

——————————————————–

NOTAS PERIODÍSTICAS:

CARTAS A LOS CUERPOS DE ANCIANOS:

-Política actual en el archivo de procedimientos:

-Políticas anteriores:

Anuncios

Los superintendentes viajantes (Parte 1)

conmemoracion-testigos1

“Otro arreglo bíblico que funciona entre las congregaciones de los testigos de Jehová es la visita regular de ancianos viajantes […]. Estos son, de manera sobresaliente, “ancianos que presiden excelentemente”. No menos que a otros ancianos, se les debe ‘tener por dignos de doble honra, especialmente a los que trabajan duro en hablar y enseñar’. (1 Timoteo 5:17.)” – La Atalaya 1 de octubre de 1988, págs. 18-19

Como ocurre muchas veces en la organización de los testigos de Jehová, en la teoría suena bonito tener a estas “dádivas en hombres” cada cierto tiempo de visita en la congregación para que nos den el ánimo y pastoreo necesarios que nos permita seguir aguantando en los tiempos tan difíciles en que vivimos; sin embargo, en la práctica las cosas son muy distintas.

Sería poco honesto de mi parte no reconocer que entre ellos, hay quienes aún se esfuerzan por ser un verdadero estímulo para muchos de los hermanos. Sin embargo, habiéndoles concedido tal expresión, hemos de admitir con toda franqueza que un gran grueso de estos hermanos no son en absoluto como los pinta la organización en sus publicaciones. No por nada, de manera recurrente se publican artículos exigiendo que se “respete” a estos individuos bajo la amenaza de que, de no hacerlo así, correríamos el riesgo de ser como “Diótrefes” que según la 3 Juan 10 ‘rehusaba recibir a los hermanos con respeto’.

Hasta cierto punto es válido que se pida respeto para quienes se precian de ser ‘representantes del esclavo fiel y discreto’ (w13 15/11 pág. 23 párr. 9). Pero, ¿qué ocurre cuando hablamos del respeto de parte de ellos hacia la congregación?

La Atalaya 15 de octubre de 2008 en la página 22 dice al respecto:

Los superintendentes respetan a los demás

7 El apóstol Pablo dio esta exhortación: “En cuanto a mostrarse honra unos a otros, lleven la delantera” (Rom. 12:10). Quienes ocupan puestos de responsabilidad en la congregación deberían llevar la delantera —es decir, dar el ejemplo— en tratar con respeto a todos los hermanos. Y el propio apóstol Pablo es un buen modelo que pueden imitar (léase 1 Tesalonicenses 2:7, 8). Los cristianos de las congregaciones a las que Pablo visitó sabían que él nunca les pediría nada que él mismo no estuviera dispuesto a hacer. De esta manera Pablo demostró que respetaba a sus hermanos y se ganó el respeto de ellos. Cuando el apóstol dijo: “Les suplico, por lo tanto: háganse imitadores de mí”, estamos seguros de que por el excelente ejemplo que había dado, muchos le hicieron caso de buena gana (1 Cor. 4:16).”

Pura letra muerta en el caso de muchos superintendentes viajantes que:

  • Contrario a lo que enseña Mateo 20:26, ven su privilegio como su máximo logro en la vida (al igual que muchos ancianos) y después del recordatorio que se dio en la escuela para ancianos de 2011 – 2012 de que ‘a diferencia de los ancianos locales, los superintendentes viajantes SI son nombrados directamente por el cuerpo gobernante’, varios de ellos se auto elevan a grado “inmortal” y ven a los demás como meros ʽam-haʼárets’ (Juan 7:49).
  • Contrario a lo publicado por su “esclavo fiel y discreto” en la Atalaya 15 de junio de 2007, página 20 sobre NO mostrar un interés DESMEDIDO en la vida de los demás y principalmente, contrario al consejo de 1 Timoteo 5:13, los superintendentes viajantes disfrutan de andarse entremetiendo en asuntos ajenos y de hablar de cosas que no deben. Pierden de vista lo que esa revista comenta respecto a que los cristianos ‘podemos diferir en la forma de organizar nuestros propios asuntos, en lo que decidimos comer y en el tipo de entretenimiento sano que escogemos’ y entonces, emiten juicios con base en “los discos de música”, “la vestimenta”, “las películas”, “el auto”, “la casa”, “el trabajo”, “la comida”… de los hermanos y lo peor es que aunque algunos superintendentes descarados llegan a revisar directamente los discos, ropa, películas y demás cosas de los hermanos, muchas veces van a las casas a las que se les invita a comer, toman sus alimentos y aparentan estar pasándola bien para después, en un acto de cobardía y poca sinceridad, empezar a ‘hablar de cosas que no deben’ con el cuerpo de ancianos cuando se reúnen en privado con ellos y allí empiezan a decir cosas como “hay que tener cuidado con fulanito porque vi un disco no muy propio en su librero” o “en casa de zutanito observé que tienen este libro, sería bueno que hablaran con él”. O sea que aparte de todo, muchos de ellos son unos ¡cobardes!
  • Establecen una serie de reglas que ni ellos mismos pueden en ocasiones cumplir (sobretodo cuando acaban de llegar a su nuevo circuito y quieren dar la apariencia de ser ‘semi-dioses’). Cosas como: “los ancianos deben llegar 30 minutos antes que inicie la reunión”, “todo anciano DEBE tener su libro organizados bien subrayado”, “es incorrecto decir tal palabra (y supuestamente dan una base para hacer la corrección), mejor utilicen esta que se apega más al “lenguaje puro” de la organización”, “si no traen camisa blanca o POR LO MENOS con colores pastel, no pueden pasar a la plataforma”… Nada qué ver con el Jesús que la misma organización ha descrito en muchas ocasiones como lo hace La Atalaya 15 de septiembre de 2005, página 23, párrafo 14:

“Jesús no abusó de su autoridad controlando la vida de los demás; tampoco fijó normas inalcanzables ni dictó un sinfín de reglas. Motivó a la gente llegándole al corazón con los principios contenidos en la Ley de Moisés (Mateo 5:27, 28). A imitación de él, los ancianos deben abstenerse de formular reglas arbitrarias o insistir en sus propias ideas. En lo que tiene que ver con el arreglo personal o el entretenimiento, tratan de llegar al corazón utilizando principios bíblicos, como los que encontramos en Miqueas 6:8, 1 Corintios 10:31-33 y 1 Timoteo 2:9, 10.”

CCTJ200314En una carta fechada 20 de marzo de 2014, el cuerpo gobernante de esta organización informó a sus feligreses que a partir del 1 de septiembre de ese año culminarían las funciones de los que hasta entonces eran identificados como “superintendentes de distrito”. Muchos de ellos fueron “jubilados” debido a su edad avanzada, otros fueron enviados como precursores especiales y otros reasignados como superintendentes de circuito.

Sin embargo, dicho reajuste, no ha hecho otra cosa que elevar más el rango de los miles de hombres que hoy estamos denunciando. Dejando de lado a los pocos viajantes que, como hemos reconocido al principio, aún se esfuerzan por realmente hacer una labor de estímulo y apoyo a las ovejas, son muchos los hombres en esta posición los que, junto con sus esposas, explotan al máximo su nombramiento y hacen daño al manifestar las malas actitudes antes señaladas.

Nuevamente, hemos apartado otros señalamientos más que gustosamente incorporaremos en una segunda parte de esta entrada.

2 Tesalonicenses 3:7-10 – Ustedes mismos saben cómo deben seguir nuestro ejemplo. Nosotros no vivimos como ociosos entre ustedes, ni comimos el pan de nadie sin pagarlo. Al contrario, día y noche trabajamos arduamente y sin descanso para no ser una carga a ninguno de ustedes. Y lo hicimos así, no porque no tuviéramos derecho a tal ayuda, sino para darles buen ejemplo. Porque incluso cuando estábamos con ustedes, les ordenamos: «El que no quiera trabajar, que tampoco coma.»