Mayo – Junio de 2015

Entradas más recientes:

Entradas externas recomendadas:

Un dato interesante:

Hebreos 10:24, 25 (NVI) – Preocupémonos los unos por los otros, a fin de estimularnos al amor y a las buenas obras. No dejemos de congregarnos, como acostumbran hacerlo algunos, sino animémonos unos a otros, y con mayor razón ahora que vemos que aquel día se acerca.

La exhortación de Hebreos no contiene un conjunto de reglas sobre cómo debía darse el compañerismo cristiano. El Comentario de Adam Clarke señala que dado el estado de persecución bajo el que se hallaban los cristianos a los que se dirigía esta exhortación, es más probable que se estuviera haciendo referencia a adoración en privado, en los hogares particulares y no en un edificio o templo consagrado para tales fines. (Compárese con Hechos 20:20).

Lectura recomendada: Reuniones para animarse al amor y a las buenas obras.

Anuncios

2 thoughts on “Mayo – Junio de 2015

  1. “De modo que no había necesidad de que dejásemos que nuestra fe se debilitara por expectativas no cumplidas o cambios de puntos de vista”
    -Atalaya 15 mayo 1998, pág. 17 parr. 4
    “El efecto de las expectativas no cumplidas.
    Estos dos discípulos estaban tristes porque no había sucedido lo que esperaban. Ya lo dice Proverbios 13:12: “La expectación pospuesta enferma el corazón”. Y hoy ocurre algo parecido: algunos de nosotros —en especial quienes llevamos décadas sirviendo fielmente a Jehová— creímos en su momento que a estas alturas ya habría pasado “la gran tribulación” y estaríamos en el nuevo mundo (Mat. 24:21; Rev. 7:14). Se comprende, pues, que sintamos cierta tristeza al no ver cumplidas nuestras expectativas”.
    -Atalaya, enero 15, 2011; pág. 31
    “De igual modo, a principios del siglo XX los cristianos verdaderos tenían ideas equivocadas de lo que ocurriría durante “los últimos días” (2 Tim. 3:1). En 1914, por ejemplo, algunos pensaron que en poco tiempo serían llevados al cielo. Cuando sus expectativas no se cumplieron, volvieron a estudiar a fondo las Escrituras y se dieron cuenta de que había que llevar a cabo una inmensa obra de evangelización”. –Atalaya sept. 15 de 2013, pág. 14, párr. 14
    Resulta llamativo que la Watchtower diga que “algunos” tenían “ideas equivocadas”. Cuando la realidad es que no eran solo “algunos”, sino todos los miembros “estudiantes de la Biblia” que habían pensado y proclamado serían llevados al cielo en 1914. ¿Qué acaso la Watchtower no se esmera porque en su organización haya unidad de pensamiento doctrinal a nivel mundial?
    Además no eran simplemente “ideas equivocadas” que tenían los “estudiantes de la Biblia”, proclamaban a los cuatro vientos sus “expectativas” (revistas, libros, discursos, conferencias en reuniones y asambleas). Atalaya sept. 15 de 2013, pág. 14, párr. 14 continúa diciendo:
    “De ahí que en 1922 Joseph F. Rutherford, quien entonces dirigía la obra, declarara en la asamblea internacional de Cedar Point (Ohio, Estados Unidos): “¡Miren, el Rey rige! Ustedes son sus agentes de publicidad. Por lo tanto, anuncien, anuncien, anuncien al Rey y su reino”. Desde ese día en adelante, la predicación de “las buenas nuevas del reino” ha sido una marca distintiva de los siervos de Jehová de tiempos modernos”.
    “Anuncien, anuncien, anuncien”, pero ¿anuncien qué? “al Rey y su reino”, contestaría un Testigo. Sí, es verdad. Pero el anuncio se basaba fundamentalmente en proclamar a la gente que en 1925 llegaría el fin del sistema de cosas y resucitarían en la tierra los patriarcas de las Escrituras Hebreas (Antiguo Testamento). Vea libro “Proclamadores” ed. 1993 pág. 78, 632.
    “En su discurso “Millones que ahora viven no morirán jamás”, pronunciado el 21 de marzo de 1920 en el “Hippodrome”, un teatro de la ciudad de Nueva York, el hermano J. F. Rutherford centró la atención en el año 1925. ¿Sobre qué base parecía significativo? Un folleto publicado aquel mismo año de 1920 indicó que si se calculaban 70 Jubileos completos desde la fecha en que, según se creía, Israel había entrado en la Tierra Prometida (en vez de contar desde después del último Jubileo típico anterior al destierro en Babilonia hasta el principio del año del Jubileo que concluye el ciclo quincuagésimo), se llegaría al año 1925. Tomando como base lo que decía el folleto, muchos creyeron que quizás los restantes del rebaño pequeño recibirían su recompensa celestial para 1925. También se relacionaba dicho año con la esperada resurrección de los siervos fieles de Dios de antes del cristianismo para que sirvieran en la
    Página 2
    Tierra como representantes principescos del Reino celestial. Si aquello realmente sucedía, querría decir que la humanidad habría entrado en una era en que cesaría el dominio de la muerte, y millones de personas que entonces estuvieran vivas podrían esperar permanecer en la Tierra sin morir jamás. ¡Qué feliz perspectiva! Aunque era una perspectiva equivocada, la comunicaron a otros con gran entusiasmo.”.
    Libro “Proclamadores” pág. 632. Nótese que hablan de “perspectiva equivocada” la cual comunicaron (o predicaron) a otros “con gran entusiasmo”. ¡Despertad Testigos!… Eso tiene nombre propio y bíblico: ¡Falsa profecía! y no “perspectiva equivocada”.
    “Algunos dejaron de servir a Jehová en aquel tiempo. El hermano A. H. Macmillan no fue uno de ellos. Varios años después reconoció con franqueza lo siguiente: “A veces nuestras expectativas de cierta fecha eran mayores que lo que autorizaban las Escrituras”. (1 Cor. 4: 6) ¿Qué le ayudó a mantener el equilibrio espiritual? Como él mismo dijo, comprendió que “cuando estas expectativas no se cumplieron, eso no cambió los propósitos de Dios”. Añadió: “Aprendí que debemos reconocer nuestros errores y continuar examinando la Palabra de Dios para [conseguir] más esclarecimiento”. Humildemente, aquellos primeros Estudiantes de la Biblia permitieron que la Palabra de Dios reajustara su punto de vista”. -Atalaya 1 mayo 1994, pág. 25, párr. 17.
    No solo fueron “expectativas”, fueron anuncios proclamados, difundidos a los cuatro vientos por todo medio disponible: revistas, discursos en reuniones y asambleas, por radio, por periódicos de aquella época. De haber existido Internet en aquella época con toda seguridad también se habrían publicado tales “expectativas” o mejor dicho: Falsas Profecías, como las llama la Biblia.
    No solo fueron “expectativas”, fueron anuncios proclamados, difundidos a los cuatro vientos por todo medio disponible: revistas, discursos en reuniones y asambleas, por radio, por periódicos de aquella época. De haber existido Internet en aquella época con toda seguridad también se habrían publicado tales “expectativas” o mejor dicho: Falsas Profecías, como las llama la Biblia.
    Por favor señores del cuerpo gobernante, admitan que Deuteronomio 18: 20 al 22 les aplica a ustedes:
    “¿Cómo conoceremos la palabra que Jehová no ha hablado?”, cuando hable el profeta en nombre de Jehová y la palabra no suceda ni se realice, esa es la palabra que Jehová no ha hablado”.
    Señores del cuerpo gobernante: admitan que Jeremías 23: 21 les aplica a ustedes:
    “Yo [Jehová] no envié a los profetas, no obstante ellos mismos corrieron. No les hablé, no obstante ellos mismos profetizaron”.
    –Revista Despertad, junio 8 de 1986, pág. 9 (versión en papel). Libro “Las naciones sabrán que yo soy Jehová” ed. 1973 pág. 70, párr. 33; pág. 216, párr. 9; pág. 292, párr. 35 al 37. Atalaya 1 de sept. 1972 pág. 517.
    Señores del cuerpo gobernante: Admitan que Jeremías 28: 9 (Reina-Valera) les aplica a ustedes:
    “El profeta que profetiza de paz, cuando se cumpla la palabra del profeta, será conocido como el profeta que Jehová en verdad envió”.
    Señores del cuerpo gobernante: Admitan que ustedes han “ido más allá de las cosas que están escritas” en la Biblia, y lo han hecho no una, ni dos ni tres veces, sino vez tras vez, tras vez, y lo continúan haciendo.
    -1 Corintios 4: 6.

    Página 3
    Señores del cuerpo gobernante, admitan que ustedes constantemente se apresuran a dar, a esparcir enseñanzas que no están en la Biblia, como las de prohibir el trasplante de órganos, o que en 1975 iniciaría el reino de mil años de Cristo, o no permitir a una persona divorciarse de su cónyuge culpable de homosexualismo o bestialismo, etc.
    – Proverbios 29: 20. (Despertad abril 22 de 1972, pág. 26, y agosto 22 de 1969, pág. 15. Atalaya mayo 15 de 1970 pág. 316 a 318).
    De Jehová estar guiando a este grupo religioso, tendríamos que llegar a la conclusión que Dios es un hipócrita, pues dice una cosa y permite otra. Es decir, dice que no se debe ir más allá de las cosas escritas (1 Cor. 4: 6), pero lo permite vez tras vez con su supuesto pueblo. Dice que no se debe apresurar a hacer declaraciones, pero lo permite con su supuesto pueblo vez tras vez (Prov. 29: 20). Dios dice que todos los anuncios que sus representantes proclamen, se cumplen, pero Dios permite una y otra vez que “sus Testigos” proclamen anuncios y estos no se cumplen (Deut. 18: 20-22; Jer. 23: 21 y 28: 9 Reina-Valera).
    La Watchtower dice que Jehová es perfecto, pero su organización en la tierra no lo es. ¡Por Favor!… Claro que Jehová es perfecto y su manera de hacer las cosas es perfecta, su manera de guiar es perfecta, su manera de conducir a sus siervos es perfecta. Y él no permitiría que sus siervos cometan el mismo error una y otra y otra y otra vez. Sí, es cierto, sus siervos del pasado cometieron errores, pero no cometieron el error de anunciar una y otra vez una fecha para el fin.
    Señores del cuerpo gobernante: Admitan que sus enseñanzas del pasado con respecto a las fechas de 1914, 1925, 1941, 1975 relacionadas con la llegada del fin o Armagedón, no fueron simples expectativas no cumplidas; ¡fueron profecías fallidas!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s