Los testigos de Jehová: ¿secta apocalíptica? ¿profetas catastrofistas?

6352746480_c72f06bd93_zCasi 20 años han pasado desde que Marshall Applewhite le dijo a sus seguidores que detrás del cometa Hale-Bopp venía un impresionante OVNI que los habría de llevar a otro nivel o estado. Los miembros de la secta apocalíptica llamada “Heaven’s Gate” le creyeron y estuvieron dispuestos a “despojarse de su cuerpo”. Fue así como 39 personas se suicidaron consumiendo fenobarbital.

De manera similar, en 1993 David Koresh se encargó de inmolar a 91 personas a fin de purificarlos por el fuego. Dicha matanza ocurrió en un rancho en Waco, Texas y al parecer, cada uno de los integrantes de esa secta estaban convencidos de que Koresh era el Mesías.

david-koresh

Así podríamos seguir ejemplificando el gran riesgo que representan las sectas destructivas y sus líderes quienes, al perder el contacto con la realidad, se convencen a sí mismos de ser los únicos poseedores de “la verdad”.

Sin embargo, esta entrada no tiene como objetivo detallar las muchas tragedias y masacres que han ocurrido como resultado de fundamentalistas que están convencidos de ser los elegidos o los únicos que tienen comunicación con el Todopoderoso (o que afirman ser su “conducto de comunicación”).

La intención de esta entrada es simplemente dejar registro del lenguaje que por muchos años, el “esclavo fiel y discreto” o “cuerpo gobernante” (que actualmente conforman Samuel Herd, Geoffrey Jackson, Stephen Lett, Gerrit Lösch, Anthony Morris III, Mark Sanderson y David Splane) ha utilizado para mantener a los miembros de la organización que dirigen bajo un temor mórbido, un miedo que constantemente alimentan y que presentan como un mero estado de “alerta”.

Por otro lado, no pierda de vista a lo largo de su lectura aquella declaración que apareció no hace mucho en la revista Atalaya (lenguaje sencillo):

Todos deberemos obedecer sus instrucciones, aunque nos parezcan extrañas, ilógicas o no estemos de acuerdo con ellas. Solo nos salvaremos si las obedecemos.

Fear_JW_05

Juzgue usted mismo las siguientes expresiones que acomodaremos yendo del año más reciente hacia atrás.

Los NUBARRONES de la gran tribulación…

HACE 5 AÑOS (2011)

La Atalaya 15 de mayo de 2011, pág. 15, párr. 18 (“Familias cristianas, manténgase listas”):

La terrible situación que atraviesa el mundo demuestra, sin lugar a dudas, que el malvado sistema de Satanás está viviendo sus últimos días desde 1914. Los negros NUBARRONES del Armagedón no están muy lejos. Pronto vendrá el Hijo del hombre a ejecutar la sentencia de Jehová contra los pecadores (Sal. 37:10; Pro. 2:21, 22). Estar al tanto de ese hecho debe influir en nosotros y en nuestras familias.

HACE 8 AÑOS (2008)

Ministerio del Reino de octubre de 2008, pág. 8, párr. 1 (“Es vital estudiar la Biblia individualmente y en familia):

Al igual que en el siglo I, el Cuerpo Gobernante vela por el bienestar del pueblo de Jehová (Hech. 15:6, 28). Ya se divisan los negros NUBARRONES de la gran tribulación y es más urgente que nunca que los publicadores del Reino estrechemos nuestra relación personal con Jehová. ¿Cómo vamos a utilizar el tiempo dedicado hasta ahora al Estudio de Libro de Congregación? Todos haremos bien en usarlo sabiamente para la adoración en familia. De este modo conseguiremos ahondar en la Palabra inspirada de Dios y extraer sus aguas de vida (Sal. 1:1-3; Rom. 11:33, 34).

HACE 10 AÑOS (2006)

La Atalaya 1 de septiembre de 2006 pág. 21 (Cuando un ser amado deja a Jehová):

De ser así, y fuera por la razón que fuese, ha puesto en peligro su relación con Jehová y su esperanza de vida eterna. Puede que tenga la intención de volver a él, pero ¿se está esforzando ahora mismo por lograrlo? ¿O lo está dejando para más tarde, para “un mejor momento”? Recuerde que los negros NUBARRONES de Armagedón se acercan velozmente. Además, la vida en este mundo es corta e insegura. Uno ni siquiera sabe si mañana estará vivo (Salmo 102:3; Santiago 4:13, 14). Cuando le diagnosticaron una enfermedad terminal, un hermano dijo: “La enfermedad me ha sorprendido sirviendo a Jehová de tiempo completo, y no tengo nada vergonzoso que ocultar. En este momento es bueno contar con esa tranquilidad”. Imagínese, ahora, cómo se habría sentido él si esta calamidad le hubiera sobrevenido diciendo: “Un día de estos volveré a Jehová”. Así que, no lo dude: si ha dejado a Jehová, ahora es el momento de volver.

HACE 18 AÑOS (1998)

Ministerio del Reino de diciembre de 1998, pág. 3, párr. 1 (Construyamos nuestra vida en torno al servicio de Jehová):

 Jesús comparó a sus oyentes a dos clases de constructores: el uno edificó su vida sobre la roca de la obediencia a Cristo y resistió las tormentas de la oposición y la tribulación; el otro construyó sobre la arena de la desobediencia egoísta y se derrumbó ante la presión (Mat. 7:24-27). En este tiempo del fin del sistema de cosas en que vivimos, pasamos por muchas tempestades de adversidad. En el horizonte ya se están formando rápidamente los oscuros NUBARRONES de la gran tribulación. ¿Perseveraremos hasta el fin con nuestra fe intacta? (Mat. 24:3, 13, 21.) Mucho depende de cómo construyamos nuestra vida ahora. Por eso urge que nos preguntemos: “¿Estoy construyendo mi vida cristiana sólidamente sobre el servicio obediente a Dios?”.

HACE 32 AÑOS (1984)

La Atalaya 15 de julio de 1984 pág. 17, párr. 10 (Edifique su futuro con la organización de Jehová):

Puesto que en el horizonte ya se están formando los NUBARRONES de la “grande tribulación”, éste no es el tiempo de hacer planes para un futuro próspero en alguna firma comercial mundana, o de estar subiendo los peldaños del éxito de alguna corporación. Es el tiempo de predicar las buenas nuevas del Reino de Dios, y de advertir a los desprevenidos del peligro inminente. Además, Jesucristo nos ha dado la comisión de predicar y hacer discípulos. Por lo tanto, éste debería ser nuestro interés principal como testigos de Jehová. (Mateo 24:14; 28:19, 20; Isaías 43:10-12.)

HACE 43 AÑOS (1973)

La Atalaya 1 de agosto de 1973 pág. 458, párr. 13 (Derechos o deberes… ¿cuáles?

¿Deberíamos causar una conmoción en la congregación, o hacernos de disposición independiente y retraernos aun un poco de cooperar plenamente con la congregación ahora? Más bien, a medida que vemos que se ponen más negras las NUBES de la tempestad de la “tribulación grande,” y se enfría más el “clima” de este mundo, deberíamos acercarnos más a la organización cristiana, juntarnos más y más en el calor de amistad del amor. (Pro. 18:1) Deberíamos ser excepcionalmente cuidadosos de nuestra actitud y nuestra posición con Dios. El apóstol Pedro expresa esta necesidad muy fuertemente cuando dice: “Si el justo con dificultad se está salvando, ¿dónde aparecerán el impío y el pecador?”—1 Ped. 4:18.

faxg1ev

La ‘proximidad’, ‘inminencia’ o ‘cercanía’ de la gran tribulación…

HACE 1 AÑO (2015)

La Atalaya 15 de julio de 2015 pág. 15, párr. 3 (“Su liberación se acerca”):

Pronto, muy pronto, no hará falta usar la imaginación; cada uno de nosotros vivirá algo parecido. La advertencia de Jesús no fue solo para los cristianos de Jerusalén, sino también para todos los que vivimos a las puertas de la “gran tribulación” (Mat. 24:3, 21, 29). No obstante, hay buenas noticias: los miembros de la “gran muchedumbre” sobrevivirán a este desastre mundial (lea Revelación 7:9, 13, 14). ¿Qué dice la Biblia sobre lo que está a punto de ocurrir? Necesitamos saber la respuesta, pues nuestra vida está en juego. Veamos con más detalle qué podemos esperar que nos suceda en el futuro cercano.

HACE 3 AÑOS (2013)

La Atalaya 15 de diciembre de 2013 pág. 8, párr. 9 (“No se dejen confundir”):

La gran tribulación y el fin de este sistema malvado están a las puertas, por lo que las advertencias que se dieron a los cristianos del siglo primero son hoy más importantes que nunca. No queremos aceptar “la bondad inmerecida de Dios” y al mismo tiempo dejar de “cumplir [el] propósito” de esa bondad, pues entonces perderíamos la oportunidad de vivir para siempre, ya sea en el cielo o en la Tierra (2 Cor. 6:1). Si alguna vez alguien que asiste a nuestras reuniones trata de envolvernos en conversaciones sobre asuntos que la Biblia no explica o se pone a criticar a la organización de Jehová, debemos tener mucho cuidado (2 Tes. 3:13-15).

Ministerio del Reino de junio de 2013 pág. 1, párr. 4 (¿Estamos dispuestos a adaptarnos?):

Muy pronto bajará el telón de la última escena de este mundo y comenzará la gran tribulación. “El tiempo que queda está reducido.” (1 Cor. 7:29.) Por tanto, es urgente que nos adaptemos a los cambios. Solo así lograremos hacer todo lo posible en el poco tiempo que queda.

HACE 8 AÑOS (2008)

Ministerio del Reino de octubre de 2008 pág. 1, párr. 9:

Nos producen una gran satisfacción los cambios en el programa de reuniones. Por ello, estamos decididos a aprovechar la orientación del “esclavo fiel y discreto” y mantenernos cerca del Gran Pastor, quien nos está preparando a todos para afrontar la “gran tribulación” que ya divisamos en el horizonte (Mat. 24:21, 45; Heb. 13:20, 21; Rev. 7:14).

HACE 11 AÑOS (2005)

Ministerio del Reino de julio de 2005 pág. 1, párr. 2 (Tenemos una deuda con el prójimo):

Al igual que Pablo, los cristianos de la actualidad tratamos de aprovechar cualquier oportunidad para comunicar las buenas nuevas a nuestros vecinos. Dada la cercanía de la “gran tribulación”, nuestra búsqueda de los de corazón recto se vuelve cada vez más urgente. Confiamos en que el amor sincero que sentimos por los demás nos impulse a ser diligentes en esta obra que salva vidas (Mat. 24:21; Eze. 33:8).

HACE 19 AÑOS (1997)

Ministerio del Reino de febrero de 1997 pág. 1, párr. 3 (Participemos en la obra que nunca se repetirá)

Una obra de advertencia actual: Jehová declaró hace mucho tiempo que desataría su ira contra el inicuo sistema de hoy y que únicamente los mansos se salvarían. (Sof. 2:2, 3; 3:8.) El tiempo para predicar este mensaje de advertencia se está acabando. La “gran tribulación” está a las puertas, y actualmente se está recogiendo a los mansos. Los “campos”, en efecto, están “blancos para la siega”. Por eso, ninguna otra obra es más importante y urgente que esta. (Mat. 24:14, 21, 22; Juan 4:35.)

HACE 22 AÑOS (1994)

Ministerio del Reino de agosto de 1994 pág. 1, párr. 4 (Seamos optimistas):

Tenemos buenas razones para ser optimistas. El adelanto de la obra mundial y la prueba cada vez mayor de la inminencia de la gran tribulación debe motivarnos a hacer cuanto esté a nuestro alcance para servir con devoción piadosa. (2 Ped. 3:11, 14.) Podemos demostrar nuestro aprecio por lo que hemos aprendido participando activamente en el servicio del campo durante agosto. También queremos que los nuevos sean optimistas y utilicen lo que han aprendido. Si algunas personas con quienes estudiamos han progresado hasta el punto en que podrían ser publicadores no bautizados, agosto puede ser un buen mes para que empiecen.

HACE 25 AÑOS (1991)

La Atalaya 1 de abril de 1991 pág. 11, párr. 13 (Ahora es el tiempo de buscar a Jehová):

13 ¡Ahora es el tiempo para manifestar celo y entrar en acción! Nosotros sabemos en qué dirección van los acontecimientos mundiales, y en el horizonte asoma el Armagedón. Por eso se nos insta a buscar a Jehová ahora, antes del ‘día de su cólera’, mientras todavía se le pueda hallar. En la gran tribulación será demasiado tarde. (Sofonías 2:2, 3; Romanos 13:11, 12; Revelación 16:14, 16.)

HACE 27 AÑOS (1989)

Ministerio del Reino de abril de 1989 pág. 8, párr. 7 (Renueve su celo mediante aplicar las sugerencias de La Atalaya):

7 En vista de las condiciones actuales del mundo, es obvio que se acerca la gran tribulación. Eso hace hincapié en la urgencia de nuestro mensaje y la importancia de que resplandezcamos como una ‘luz en el mundo’. (Mat. 5:14, 16.) Pongamos en práctica con diligencia las sugerencias recibidas e intensifiquemos así nuestro celo en el ministerio.

HACE 30 AÑOS (1986)

Ministerio del Reino de mayo de 1986, pág. 2:

12 min: La caja de preguntas. Un discurso en que se planteen dos o tres preguntas directas al auditorio para enfatizar los puntos clave. Recalque que debemos tener interés en que los recién asociados progresen rápidamente en sentido espiritual, en vista de la INMINENCIA de la gran tribulación.

HACE 34 AÑOS (1982)

La Atalaya 1 de noviembre de 1982 pág. 15 párr. 10 (El nacimiento de la nación real en una tierra recién nacida):

Esta gran tribulación sin igual es inminente. Proviene de la mano del Dios de “los escogidos,” Jehová. Sumirá no solo a la cristiandad, que es la Jerusalén antitípica, sino también a aquello con lo cual la cristiandad ha mantenido buena amistad, el entero sistema de cosas. (Santiago 4:4) Los cristianos dedicados y bautizados de hoy que tiemblan ante la Palabra de Jehová serán la “carne” que sobrevivirá.

HACE 39 AÑOS (1977)

Ministerio del Reino de noviembre de 1977 pág. 4 (Presentando las buenas nuevas… usando el Registro de Casa en Casa):

La proximidad de la grande tribulación nos hace sentir la necesidad de declarar las buenas nuevas a todas las personas de nuestro territorio. Esto exige que trabajemos constante y cabalmente cada territorio de la congregación con las diferentes ofertas que la Sociedad sugiere. Pero, ¿cuántas casas visita usted en su servicio en las que o no hay nadie en casa o por alguna razón nadie responde cuando usted toca a la puerta?

HACE 40 AÑOS (1976)

La Atalaya 15 de diciembre de 1976 pág. 744 (Los tesalonicenses aprenden sobre la presencia de Cristo y el día de Jehová):

A MEDIADOS de los años setenta han terminado seis mil años de historia humana. En relación con esto, muchos siervos sinceros de Jehová tenían grandes esperanzas en cuanto a la proximidad de la “grande tribulación” que se menciona en Mateo 24:21, 22, y la fase final del día de Jehová. A este respecto pudiera asemejárseles a los cristianos del primer siglo de Tesalónica, la congregación de los cuales fue establecida por el apóstol Pablo en su segunda gira misional en 49 E.C. Como veremos, los asuntos de la parousía o presencia de Cristo y el día de Jehová descollaban con gran prominencia en la mente de aquellos cristianos primitivos.

HACE 41 AÑOS (1975)

La Atalaya 15 de septiembre de 1975 pág. 568 (¿Cómo le afecta el no saber el “día y hora”?)

Cuando la evidencia bíblica acerca de la proximidad de la “grande tribulación” se les llama a la atención, muchas personas la minimizan y se burlan de ella. Sus acciones encajan con esta descripción de la Biblia: “En los últimos días vendrán burlones con su burla, procediendo según sus propios deseos y diciendo: ‘¿Dónde está esa prometida presencia de él? Pues, desde el día en que nuestros antepasados se durmieron en la muerte, todas las cosas continúan exactamente como desde el principio de la creación.’” Ejecuciones del juicio de Dios en el pasado, como el diluvio del día de Noé, no significan nada para ellas. Simplemente no quieren creer que Dios haya de destruir a los inicuos, como lo hizo en el pasado. No quieren cambiar su modo de vivir, sino que quieren continuar cediendo a sus deseos egoístas. (2 Ped. 3:3-7) Si persisten en esta actitud y el “día y hora” de Dios los alcanza, de ninguna manera evitarán la calamidad.

HACE 42 AÑOS (1974)

Ministerio del Reino de octubre de 1974 pág. 3 (Una carta de personas que se interesan en usted):

En vista de la evidente cercanía de la “grande tribulación,” queremos hacer un llamamiento a usted para que no se demore en escoger la vida como un siervo aprobado de Dios. No obstante, es importante darse cuenta de que el temor a ser destruido en la “grande tribulación” no es la base sobre la cual una persona puede obtener el favor de Dios. Más bien, la base para una relación correcta con el Creador es un profundo amor hacia él y aprecio por lo que él ha hecho a favor de la humanidad.—Deu. 30:11-16; 1 Juan 4:8-10; 5:2.

HACE 43 AÑOS (1973)

La Atalaya 15 de abril de 1973 pág. 230 (¡Cuídese de la complacencia!):

Si alguien ha tendido a sentirse sereno en su complacencia, realmente no sirviendo a Dios y no prestando atención a su Palabra o a la advertencia de la proximidad de la “tribulación grande,” ¡debería tener cuidado! Debería despertar de cualquier condición soñolienta, aletargada, y prestar atención inmediata a lo que Dios dice. Si no, Dios estará obrando enteramente en armonía con la rectitud y la justicia al destruirlo en la crisis venidera sobre este mundo.

r3vb0vw

¿Será esta nuestra última Conmemoración?

HACE 2 AÑOS (2014)

Ministerio del Reino de marzo de 2014 pág. 2, párr. 4 (¿Aprovecharemos la oportunidad?):

¿Será esta nuestra última Conmemoración? (1 Cor. 11:26.) No lo sabemos. Lo que sí sabemos es que una vez que pase, se habrá ido una oportunidad única para mostrar gratitud. ¿La aprovecharemos? Que las palabras agradecidas de nuestra boca y la meditación de nuestro corazón sean del agrado de Jehová, el generoso Autor del rescate (Sal. 19:14).

HACE 41 AÑOS (1975)

El Reino de Mil Años de Dios se ha acercado (1975) cap. 17, págs. 352-353, párr. 43 (El “esclavo” que vivió para ver la “señal”):

The Watch Tower, con fecha del 1 de marzo de 1918, en su primer párrafo del artículo principal “En memoria de nuestro Rey,” dijo: “Por supuesto, no sabemos si el Memorial venidero será el último en la Tierra; pero sí sabemos que estamos un año más cerca de la plena consumación de nuestras esperanzas. Si le place al Señor que celebremos este Memorial por más años, entonces lo haremos gustosamente.”

HACE 98 AÑOS (1918)

The Watch Tower, March 1, 1918, págs. 67-68 (In Memory of Our King) (pág. 31 de PDF):

Whether the coming Memorial will be the last on earth, we do not, of course, know; but we do know that we are one year nearer the full consummation of our hopes. If it please the Lord to have us celebrate this Memorial other years, then we shall do so gladly. If it please him to take all the members of the church home this year, then our joy will be full and we shall have pleasures for ever more.

Traducción:

Por supuesto, no sabemos si el Memorial venidero será el último en la Tierra; pero sí sabemos que estamos un año más cerca de la plena consumación de nuestras esperanzas. Si le place al Señor que celebremos este Memorial por más años, entonces lo haremos gustosamente. Si le place llevar a todos los miembros de la iglesia a casa este año, entonces nuestro gozo será completo y gozaremos de bendiciones por toda la eternidad.

zgozriv

¿Cuántas referencias más habría que citar para demostrar que la organización detrás de los testigos de Jehová encaja perfectamente con la definición de “profetas catastrofistas” (según su traducción) o doomsday prophets?

Ellos dicen no ser profetas del fin del mundo o una secta apocalíptica citando un discurso de 1958 donde declaran que la tierra no será destruida y que Dios únicamente acabará con “el mundo de Satanás”. Así lo afirman en la edición pública de La Atalaya 1 de mayo de 2015, pág. 8. Sin embargo, un par de meses después, en la edición de estudio de La Atalaya 15 de agosto de 2015, bajo el artículo “¿Estamos preparados para el fin?” señalan en el párrafo 16 (a través de las supuestas palabras de una hermana):

[Predicando] las buenas nuevas del reino de Dios […] podemos ayudar a RESCATAR a personas de la MUERTE SEGURA en la venidera CATÁSTROFE MUNDIAL.

Más recientemente, en la edición de estudio de La Atalaya de junio de 2016 se atreven a afirmar lo siguiente:

En los días de Ezequiel, nadie recibió una marca literal en la frente, y hoy tampoco. ¿Qué tienen que hacer las personas para recibir la marca simbólica Y SOBREVIVIR? Tienen que ACEPTAR EL MENSAJE de las buenas nuevas QUE PREDICAMOS, vestirse de la personalidad cristiana, dedicarse a Jehová y APOYAR LEALMENTE a los hermanos de Cristo (Mat. 25:35-40). Durante la cercana gran tribulación, QUIENES HAGAN ESO RECIBIRÁN LA MARCA PARA SOBREVIVIR.

En este blog, hemos enfatizado una y otra vez la doble moral de esta organización donde a los posibles nuevos adeptos les vende una idea paradisíaca donde Dios no es vengativo y existe la posibilidad de que gente fuera de su organización alcance la salvación. Sin embargo, una vez que usted se hace miembro de dicho culto, vez tras vez le recordarán que el FIN o la DESTRUCCIÓN de todo aquel que NO SEA miembro de su organización (o que la haya abandonado) es inminente y que únicamente SOBREVIVIRÁN quienes pertenezcan a su religión.

Pedimos a Dios que muchas personas más respondan con URGENCIA al mensaje de las buenas nuevas y acudan en gran número a la organización de Jehová… Recuerde que en otros días de Jehová los inicuos fueron destruidos… Estamos ahora a las puertas de la mayor de todas las tribulaciones… ¿Será usted uno de los que “invoque el nombre de Jehová” fielmente? En tal caso, ¡regocíjese! Dios mismo le promete la salvación.”

-La Atalaya 15 de diciembre de 1997, pág. 21, párr. 19.

Durante los años que precedieron a la destrucción del “mundo antiguo” en el Diluvio, Noé fue un fiel “predicador de justicia” (2 Pedro 2:5). En estos últimos días del presente sistema de cosas, el pueblo de Jehová está dando a conocer las justas normas divinas y declarando las buenas nuevas de que es posible sobrevivir y entrar en el nuevo mundo (2 Pedro 3:9-13). Y tal como el arca sirvió para salvar a Noé y su devota familia, así también hoy la salvación depende de que tengamos fe y nos unamos lealmente a la parte terrestre de la organización universal de Jehová.

La Atalaya 15 de mayo de 2006 págs. 22-23, párr. 8.

“Vendrán burlones con su burla…”

Si usted está leyendo las pocas referencias aquí agrupadas y lo único que le viene a la mente es 2 Pedro 3:3 y 4, le aseguro que toda esta reflexión no va por ese lado. No existe el afán de mofarse o deseos de recriminación ante lo que ellos afirman les ayuda a mantener su “sentido de urgencia”.

La comparación de las citas antes referidas a lo largo de 98 años busca invitarlo a reflexionar sobre el gran daño que pueden ocasionar los profetas catastrofistas en la vida de la gente, por ejemplo, los jóvenes.

Despertad_22_de_agosto_1969

Tal vez usted piense que no hay punto de comparación entre las sectas apocalípticas de Heaven’s Gate o el grupo de David Koresh y considere que los “dirigentes” de la organización tras el nombre (Samuel Herd, Geoffrey Jackson, Stephen Lett, Gerrit Lösch, Anthony Morris III, Mark Sanderson y David Splane) jamás llegarían a esos extremos. Sin embargo, la imagen de arriba de la ¡Despertad! 22 de agosto de 1969 puede servir como la cereza del pastel de las muchas referencias que hoy hemos citado, donde claramente se evidencia el poder DESTRUCTIVO que tiene una secta cuando a la gente se le motiva (y en muchos casos coacciona) a tomar decisiones que muchos años después terminarán lamentando. Piense en un joven que para 1969 tenía unos 18 años, nacido en 1951, que hizo caso de la “advertencia” del supuesto conducto de comunicación de Dios de aquel entonces y que, con tal de mantener su “sentido de urgencia” honestamente creyó ver los “nubarrones” de la gran tribulación y peor aún, les compró el cuento de que ‘nunca envejecería en este presente sistema de cosas’.

¿Con qué cara podría usted justificar ante un hombre que hoy tenga más de 65 años dichas mentiras?

El peligro es que este tipo de “advertencias” con el supuesto fin de “mantener el sentido de urgencia” se siguen dando a millones hoy en día. ¿Cuántos habrán de arruinar su vida y opciones de un futuro mejor por creer a un grupo de hombres que dicen ser los “elegidos” por Dios y ser poseedores de “la verdad”?

Estimado amigo o hermano. Si ya leyó usted hasta aquí, por último me gustaría que reflexionara en aquella fábula o cuento del “pastorcito y el lobo”. ¿Le resulta familiar? La historia es muy simple, un pastorcito ENGAÑA UNA y OTRA y OTRA vez a la gente del pueblo, repitiendo vez tras vez que venía un lobo. Al principio la gente de la población se mostraba ALERTA y salía de inmediato PREPARADA ante el llamado de este engañabobos. Sin embargo, fueron tantos los engaños que finalmente DEJARON DE HACERLO y el día menos pensado, el lobo llegó y la gente ya no le creyó a este pastorcito catastrofista.

6web

Después de leer las múltiples referencias aquí citadas, muchos hemos llegado a la conclusión de que esta organización humana, al igual que muchas otras sectas apocalípticas y destructivas utilizan el “FIN” para mantener a la gente a raya, para que la gente siga promoviendo de forma AMBULANTE a su organización (2 Corintios 2:17). Son ellos los que se han BURLADO durante décadas de sus seguidores y mientras usted no despierte ante sus engaños, lo seguirán haciendo.

Lo invito a leer la Biblia y a que compare el tono de las constantes “advertencias” que hace esta organización humana sobre el INMINENTE FIN y las amenazas de que quién no esté con ellos NO SERÁ SALVO con las palabras de Jesús en Mateo 24:36, Mateo 10:22, Juan 10:9 o también lo que dice Hechos 2:21. Finalmente, lo invito a reflexionar en las palabras de Pablo en Romanos 9:27-33 y medite en cómo “gente de las naciones, aunque no seguía tras la justicia, ALCANZÓ la justicia que resulta de la fe”.

Romanos 9:30-33 – ¿Qué diremos a esto? Que, por medio de la fe, Dios ha hecho justos a los paganos, que no buscaban la justicia. En cambio, los israelitas, que querían basar su justicia en la ley, no lo lograron. ¿Por qué? Porque no se basaban en la fe, sino en sus propios hechos. Por eso tropezaron con la «piedra de tropiezo» 33 que se menciona en la Escritura: «Yo pongo en Sión una roca, una piedra con la cual tropezarán; el que confíe en ella, no quedará defraudado.»

 

 

 

Anuncios

Los testigos de Jehová y la educación…

Testigos_de_Jehova_Educacion

No, no nos referimos al folleto que lleva ese nombre. Supongo que un título más exacto  sería: Los testigos de Jehová y la educación SUPERIOR. A modo de introducción, considere parte de lo que se publicó en la ¡Despertad! 22 de agosto de 1994:

*** g94 22/8 pág. 4 ¿Deberían cursarse más estudios, o no? ***

¿CUÁNTA educación escolar se necesita para mantenerse? La respuesta depende del país donde se viva. Parece que en muchos lugares ahora se necesitan más estudios para poder ganarse la vida que hace unos años. En algunos casos, la educación mínima exigida por la ley no basta.

[…]

Los cristianos verdaderos no miran despectivamente ni tratan como si fuesen inferiores a los que no han cursado más estudios, ni tampoco excluyen ni rechazan como arrogantes a los que sí lo han hecho. El apóstol Pablo escribió: “¿Quién eres tú para juzgar al sirviente de casa ajeno? Para su propio amo está en pie o cae. En verdad, se le hará estar en pie, porque Jehová puede hacer que esté en pie”. (Romanos 14:4.)

Jesús reflejó esta postura equilibrada. No menospreció a los que eran “iletrados y del vulgo”, ni se retuvo de escoger a Pablo, un hombre muy instruido, para llevar a cabo una importante obra de evangelización. (Hechos 4:13; 9:10-16.)

*** g94 22/8 pág. 8 Mantenga la educación en su debida perspectiva ***

Después de sopesar los diversos factores implicados, algunos testigos de Jehová han decidido ampliar sus estudios. Por supuesto, han tenido que esforzarse por mantener la educación en su debido lugar. ¿Qué les ha ayudado a hacerlo? “A mí me ayudaron varias cosas —dice un joven brasileño llamado John—. No me perdía las reuniones cristianas ni siquiera cuando tenía que estudiar de noche. Además, desde el mismo principio les decía claramente a mis compañeros de clase que era testigo de Jehová.”

Han pasado 21 años desde que se publicaron esas palabras. Por primera vez, parecía que el “esclavo fiel y discreto” comprendía que en países como Brasil (ampliamente citado en dichos artículos), la educación suplementaria no era cuestión de gusto, sino de necesidad. En aquella época, parecía que se daban cuenta de que hay partes en el mundo donde cursar una carrera universitaria, no necesariamente conlleva todos los “supuestos” riesgos que tanto se habían expresado en la literatura (por ejemplo, mudarse a un campus como ocurre en EE.UU.).

Quienes estábamos ante tal disyuntiva en la década de los noventa, poca atención prestábamos a quienes decían que el “esclavo fiel y discreto” estaba relajando su postura. Citando una ¡Despertad! de unos 25 años atrás, algunos se lamentaban por no haber estudiado una carrera universitaria. Expresiones como “de haber sabido que lo iban a terminar permitiendo, lo hubiera hecho” fueron un tanto comunes cuando se publicaron los artículos citados en 1994. Pero ¿cuál era la postura de la organización a la que hacían referencia aquellos hermanos?

Se referían a la ¡Despertad! del 22 de agosto de 1969 que en la página 15 bajo el artículo “¿Qué futuro para los jóvenes?” señaló lo siguiente:

Despertad_22_de_agosto_1969Si tú, lector, eres joven, también tienes que enfrentarte al hecho de que nunca envejecerás en este presente sistema de cosas. ¿Por qué no? Porque toda la evidencia en cumplimiento de las profecías bíblicas indica que este sistema corrompido habrá de terminar en unos cuantos años. De la generación que observó el principio de los “últimos días” en 1914, Jesús predijo: “De ningún modo pasará esta generación hasta que sucedan todas esas cosas.” –Mat. 24:34.

Por lo tanto, como persona joven, nunca realizarás alguna carrera que ofrezca este sistema. Si estás en la secundaria y piensas en una educación universitaria, esto significa por lo menos cuatro, quizás hasta seis u ocho años más para que obtengas tu título de una carrera especializada. Pero ¿dónde estará este sistema de cosas para ese tiempo? ¡Estará bien avanzado hacia su fin, si es que no habrá desaparecido en realidad!

Es por eso que a los padres que basan su vida en la Palabra profética de Dios les es mucho más práctico dirigir a sus jóvenes a oficios que no requieran tan largos períodos de educación adicional. Y los oficios como carpintería, plomería y otros, no solo serán útiles ahora, sino quizás aún más en la obra de reconstrucción que se efectuará en el nuevo orden de Dios.

Después de leer lo que se publicó en 1969 y la forma en que, 25 años después la ¡Despertad! de 1994, relajaba dicha postura y aconsejaba no criticar a quienes tomaban la decisión de cursar estudios universitarios, qué gran desilusión padecimos varios dentro del pueblo de Jehová al darnos cuenta que, entrado el nuevo milenio, el cuerpo gobernante optó por desechar dichas expresiones de apertura hacia la educación superior y asumió de nuevo una postura farisaica y entrometida sobre este punto en particular.

Pasaron los años, y los artículos de 1994 fueron quedando en el olvido. En su lugar, fueron apareciendo varios artículos en la sección “los jóvenes preguntan” que mostraban que la postura de los hombres que dirigen a esta organización humana volvía a endurecerse. Eventualmente se tocó el tema en artículos de la revista Atalaya (indicando así que el asunto empezaba a tomar vicios de ser una cuestión “doctrinal”). Como ejemplos se pueden analizar la Atalaya 1 de octubre de 2005, págs. 26-31, la Atalaya 15 de abril de 2008, pág. 4, párr. 10 o el flamante libro de Jeremías en los párrafos 7 y 8 del capítulo 4. En fecha más reciente se publicó el artículo “Sirvan a Jehová como esclavos” en la Atalaya 15 de octubre de 2013, págs. 9-14.

670

Es de notar que el actual cuerpo gobernante dio su golpe maestro a partir de la agenda que consideró el superintendente de circuito con los ancianos en el período de marzo a agosto de 2008. En ella se planteaba lo siguiente, entre otras cosas:

REUNIÓN DEL SUPERINTENDENTE DE CIRCUITO CON LOS ANCIANOS Y LOS SIERVOS MINISTERIALES

PROGRAMA DE MARZO A AGOSTO DE 2008

Tema: “Sigue reteniendo el modelo de palabras saludables que oíste de mí” (2 Ti 1:13)

¿Seguiría un hermano satisfaciendo los requisitos para tener privilegios en la congregación si él, su esposa o sus hijos cursaran estudios superiores? [Pida comentarios breves sobre 1 Timoteo 3:13 y Tito 1:9]

Situación: El hijo de un anciano está estudiando la carrera de arquitectura, vive con sus padres, es siervo ministerial, ha organizado su educación para que no estorbe las reuniones ni el ministerio, cada cierto tiempo es precursor auxiliar y la familia no promueve la idea de que otros deberían obtener ese tipo de educación

Preguntas: Por su modo de vivir y el de su familia, ¿puede decirse que este anciano enseña a los suyos a poner el Reino en primer lugar? (Mt 6:33.) [Si algún hermano o miembro de su familia está recibiendo educación superior para encontrar un trabajo específico, no la promueve y está claro que tanto él como su familia buscan primero el Reino, sus privilegios de servicio no tienen por qué verse afectados. Algunas profesiones exigen que la persona reciba periódicamente cursos de actualización para que no pierda su licencia profesional]

Situación: La hija de un anciano estudia en la universidad lejos de casa con el fin de ganar más dinero. El anciano y su esposa están contando a otros hermanos que su hija lo hace porque ellos se lo pidieron pensando en la buena situación económica que ella tendrá y el prestigio que la familia ganará.

Preguntas: ¿Qué opinión tiene esta familia de lo que el esclavo fiel ha dicho sobre la educación superior, según revelan sus palabras y conducta? (Sl 1:2,3; 1 Co 2:13-16; 3Jn 9) [Cuando un siervo nombrado promueve la educación superior para obtener ganancia económica o prestigio, esto pone en duda que cumpla los requisitos para servir a la congregación, pues se ven afectadas su franqueza de expresión y la de sus compañeros ancianos].

Posteriormente, en cuestión de 2 años se preparó una Escuela del Ministerio del Reino para ancianos y siervos ministeriales y a ambos auditorios se les presentó el tema “Sigan tras la educación divina”. ¿Qué se reafirmaba y enfatizaba de manera tajante en dicho discurso? Dejemos que la carta 6 de marzo de 2012 enviada a los cuerpos de ancianos a manera de resumen sobre dicho discurso, nos de la respuesta:

C-20120306-EMR2011

              Sigan tras la educación divina. Algunos hermanos están cursando estudios superiores porque consideran que así tendrán cierto grado de seguridad económica. Como saben, los sistemas de educación varían de un país a otro. En Estados Unidos, por ejemplo, las escuelas públicas ofrecen doce años de enseñanza básica. Al terminarla, los estudiantes pueden asistir a la universidad otros cuatro años o más para obtener una licenciatura, o hasta seguir estudios de postgrado en carreras como Medicina, Derecho, Ingeniería, etc. Es a esta educación universitaria a la que nos referimos con la expresión educación superior (w05 1/10 26-31).

              Naturalmente, la educación es una parte esencial de la vida del cristiano, y por eso le concedemos gran valor. De hecho, sin educación no estaríamos preparados para asumir nuestras responsabilidades, ya sean de tipo material o espiritual (1 Tim. 5:8). El problema es que Satanás, el maestro del engaño, ha convertido la educación superior en un campo minado para los cristianos (2 Cor. 11:14). Muchos de nuestros jóvenes se han descarriado de la fe o han cometido actos de inmoralidad mientras cursan estudios superiores, pues la lucha por la fe se hace especialmente difícil cuando uno se aleja de la buena influencia del hogar y de la congregación y se expone al ambiente universitario (Jud. 3). Además del peligro de las malas compañías, la educación superior suele erosionar la fe en Jehová y en la Biblia. Por esta razón, antes de tomar una decisión, todos deben sopesar con mucho cuidado las desventajas y las aparentes ventajas de emprender estudios superiores. El cristiano debe recordar que el propósito de la educación complementaria debe ser alabar a Jehová y servirle de la manera más amplia y eficaz posible, así como satisfacer sus necesidades materiales (Ecl. 12:13).

              Ahora bien, se espera que los hombres nombrados sean ejemplares en prestar atención a las advertencias del esclavo fiel y su Cuerpo Gobernante en lo que toca a la educación (Mat. 24:45-47). ¿Seguiría llenando los requisitos para ser anciano, siervo ministerial o precursor si un hermano, su esposa o sus hijos emprendieran estudios superiores? Mucho depende de las circunstancias y de cómo lo vean los demás. Cuando surja esta situación, el cuerpo de ancianos deberá analizar las siguientes preguntas y citas bíblicas:

  • ¿Demuestra que pone en primer lugar los intereses del Reino? (Mat. 6:33.)
  • ¿Enseña a su familia a poner en primer lugar los intereses del Reino?
  • ¿Respeta lo que ha publicado el esclavo fiel sobre los peligros de la educación superior? (3 Juan 9.)
  • ¿Revelan sus palabras y su conducta que es una persona espiritual? (Sal. 1:2, 3; 1 Cor. 2:13-16.)
  • ¿Cómo lo ve la congregación?
  • ¿Por qué quieren él o su familia seguir estudios superiores?
  • ¿Tiene la familia metas teocráticas? (Fili. 3:8)
  • ¿Interfieren los estudios con la asistencia regular a las reuniones, la participación significativa en el servicio del campo u otras actividades teocráticas?

              Tras analizar el asunto con detenimiento y con la ayuda de la oración, es posible que el cuerpo de ancianos perciba fácilmente que el hermano no menosprecia lo que la organización ha publicado con respecto a la educación superior y que la congregación sigue respetándolo. También es posible que lleguen a la conclusión de que tanto él como su familia ponen en primer plano los intereses del Reino si la educación superior no interfiere con las reuniones y el ministerio. En tal caso, podrían decidir que el hermano conservara su privilegio (1 Tim. 3:2, 4-6; Heb. 13:7).

            No obstante, si un hermano fomenta la educación superior por las ventajas materiales o el prestigio que puede reportar, se pondrá en tela de juicio su capacidad para servir porque tanto él como sus compañeros nombrados carecerían de autoridad moral para expresarse con franqueza (1 Tim. 3:13; Tito 1:9). En consecuencia, el cuerpo de ancianos podría determinar que ya no satisface los requisitos como siervo nombrado. Con todo, en la mayoría de los casos una decisión así se tomaría al tiempo de la visita del superintendente de circuito. Si el hermano implicado no concuerda con la decisión, puede exponer sus razones por escrito, y su carta se enviará junto con el informe del superintendente de circuito.

Laa Escuela del Ministerio del Reino de 2010-2011 dejó claro que lo que más le dolía al cuerpo gobernante (ahora “esclavo fiel y discreto”) era que ‘no se prestara atención a sus “advertencias”‘. Con todo, el lector perspicaz podrá darse cuenta de cómo un tema aparentemente de elección personal (algunos ancianos todavía luchan por establecerlo así desde la plataforma, sabedores de que se están enfrentando a un sistema cerrado que no les dará dicha libertad por mucho tiempo), se vuelve a convertir en un aspecto que reglamenta la vida de quienes desean formar parte de esta organización.

Lo más preocupante de todo esto, es que en muchas latitudes del planeta, los ancianos de congregación (que han recibido en varias ocasiones el mensaje antes publicado) han captado el mensaje oculto que los invita a ejercer de “tiranos” y ahora ANIMAN a sus jóvenes a dejar los estudios truncos y lo que es peor, CRITICAN a aquel que osa seguir con algún tipo de educación suplementaria (aunque no caiga en el rubro de los que faltan a las reuniones o dejan de predicar), imponiéndoles lo que ellos consideran correcto.

La situación empeora en países como México, donde el término “educación secundaria” se entiende como la educación que se culmina a los 14 o 15 años, dejando a muchos niños desprotegidos y sin la oportunidad de aspirar a estudiar “un poco más”. La educación secundaria en otras regiones culmina a los 18 o 19 años y aunque es más que claro que esa educación todavía no ha sido satanizada por el esclavo fiel y discreto, en muchos lugares un siervito de Jehová no puede ni soñar con recibirla.

Todavía para empeorar más la situación, en muchas localidades los padres testigos de Jehová, muchos de ellos ancianos de congregación, están sacando a sus hijos de la misma primaria, impidiéndoles que terminen dicha etapa escolar. Bajo el argumento de “¿para qué? si ya viene el fin…” muchos niños están siendo privados de una porción de su vida que la misma ley del Cesar, que tanto se ufanan de respetar en la organización, exige. De hecho, en muchos países, el Cesar exige que los padres le brinden a sus hijos una educación hasta el rango de “media-superior” (Marcos 12:17). ¿Qué piensan de eso muchos ancianos de doble moral que por su parte critican y coaccionan a las ovejitas a que saquen a sus hijos de la escuela? ¿Qué piensan de esto en Betel? Porque dudo mucho que no estén enterados a través de los viajantes de esta preocupante situación.

Más y más precursores, excelente para sus estadísticas, pero la realidad que esconde esta doble moral es que hoy por hoy, a muchos niños y jóvenes se les está privando de esta oportunidad y lo más triste es que al crecer, muchos de ellos no terminan siendo personas “espirituales”, dedicadas al 100 por ciento al supuesto mensaje del reino. Muchos de ellos terminan sin trabajo o haciendo alguna labor malpagada y esto, no se puede reclamar a la organización por supuesto porque si alguien quiere hacerlo, obviamente que invocarían ahora sí aquello de que “siempre hemos dicho que la educación suplementaria es una decisión personal” (recuerde que ellos NUNCA se equivocan).

Me entrometo en tu vida, te digo cómo vivirla, pero no olvides que el único culpable de las consecuencias serás tú. Triste reflexión que seguramente, yace en el pozo de los pensamientos reprimidos de mucha gente dentro del pueblo de Jehová.

2 Corintios 1:24 – No es que intentemos imponerles la fe, sino que deseamos contribuir a la alegría de ustedes, pues por la fe se mantienen firmes.

1 Pedro 5:3 – No sean tiranos con los que están a su cuidado, sino sean ejemplos para el rebaño.